martes, 31 de julio de 2012

Las cintas animadas y sus próximos estrenos

Toy Story marcó el derrotero de las cintas de animación.
Si recordamos que Toy Story (1995) marcó un antes y un después en las cintas animadas por computador, debemos considerar que han pasado diecisiete años desde entonces. Cintas como Antz (1998), A Bug’s Life (1998), Toy Story 2 (1999), Dinosaur (2000), Monsters, Inc. (2001) y Shrek (2001) son una pequeñísima lista de las tantas películas que se han sumado desde entonces. Es más, las cintas que llegan a nuestras carteleras son apenas un puñado y provienen de los grandes estudios de Norteamérica, aunque también en Europa se han producido filmes similares. Existen además los incontables cortos, largometrajes para televisión y video que se lanzan todos los años.
Shrek hizo de la parodia una de sus virtudes.
¿Pero qué atractivo especial hallamos en estas cintas? Tal vez el hecho de que Toy Story definió un estilo que no se limitó al virtuosismo técnico, sino que buscó ante todo contar una buena historia. Y ese ha sido el referente hasta el día de hoy. Por eso gustamos analizar estas cintas, aun cuando en apariencia tienen como objeto al público infantil. Y decimos en apariencia, pues no solo han reemplazado en buena parte lo que en algún momento significaron las mejores cintas animadas de Disney hasta los años noventa, sino que van más allá al no limitar sus posibilidades y atreverse a incluir elementos y propuestas más adultas.
Es cierto que hay de todo y para todos los gustos. Desde ocurrentes, infantiles, simples y cómicas, hasta las de una nivel fílmico muy superior. Abarcan al público más pequeño, al adolescente, al joven y al adulto, y han sabido apelar al imaginario de los cuentos infantiles y la fantasía, pero también a la parodia e incluso a referencias de la cultura popular.
Los primeros minutos de Up! son de lo mejor en el género de animación.
Es curioso cómo en este género podemos hallar más creatividad que en las películas habituales que nos llegan de Hollywood. Es como si en este mundo irreal los grandes estudios se atrevieran a dejar volar su imaginación a un punto no visto con las cintas animadas tradicionales. Es cierto que no todas son del mismo nivel fílmico, pero en promedio ofrecen una calidad narrativa aceptable. Y eso ya es mucho decir.
Kung Fu Panda se luce por la calidad de las escenas de acción.
El anime japonés siempre estará a la vanguardia en imaginación, madurez, inventiva, historias y dramaturgia; pero es claro que el gusto norteamericano ha hallado su propio derrotero y no se limita a convertirlo en un género para niños; aunque hay que reconocer que aún le cuesta. Digamos que no imaginamos en las cintas de Hollywood algo parecido a La tumba de las luciérnagas (Hotaru no haka, 1988) de Isao Takahata; pero los bellos minutos iniciales de UP! (2009), la sensible historia que nos regala Toy Story 3 (2010), la excelente gráfica de acción de Kung Fu Panda 2 (2011) o la bien dirigida Cómo entrenar a tu dragón (2010) son méritos suficientes para hablar de un estilo con sus propios atractivos estéticos y narrativos.
A nosotros nos queda disfrutar de este género cada vez más creciente, aunque es una lástima que no lleguen las versiones en inglés para disfrutar de las voces originales. En todo caso, veamos una pequeña lista de próximos estrenos.
El alucinante mundo de Norman (ParaNorman, 2012). Zombis, fantasmas y toda clase de seres de ultratumba en versión infantil. Al igual que otras cintas, se rodea de una serie de actores conocidos para las voces (John Goodman, Casey Affleck, Jeff Garlin, entre otros).
Estreno: agosto


Frankenweenie (2012). Tim Burton regresa con una cinta animada en la que un niño revive a su mascota en una clara parodia de Frankeistein. Martin Landau, Christopher Lee, Martin Short y Winona Ryder son parte del elenco. Esta cinta tiene su historia: se basa en el corto que Burton filmó en 1984 y por el que fue despedido de la Disney cuando aún no era famoso: se le había encargado filmar una cinta familiar y el estudio consideró que el resultado era una retorcida historia de humor negro. Ironías del destino, la Disney produce la actual versión.
Estreno: octubre


Rise of the Guardians (2012). Aquí el tema parece algo jalado de los pelos. Parece la versión de The Avengers con personajes de la Navidad. ¿Tan radicales son los gustos de los más pequeños o se trata de una parodia? En todo el caso el tráiler no lo parece y tiene actores bastante conocidos: Alec Baldwin, Chris Pine, Hugh Jackman y Jude Law. Es producida por DreamWorks (Kung Fu Panda, Madagascar).
Estreno: noviembre


¡Rompe Ralph! (Wreck-It Ralph, 2012). Esta parece una de las más originales: un personaje de videojuegos se aburre de ser siempre el villano de la historia y decide crear su propia historia. Aquí no hay actores de renombre, pero es producida por Disney.
Estreno: noviembre

Epic (2013). Esta es la nueva apuesta de la Twentieth Century Fox Animation y Blue Sky Studios (Robots, Rio, Horton Hears a Who!, La era del hielo). El tráiler y el nombre de la cinta buscan vender una gran historia. En todo caso, tiene nombres interesantes en el reparto, entre ellos Colin Farrell, Amanda Seyfried, Beyoncé Knowles, Steven Tyler.
Estreno: mayo


lunes, 30 de julio de 2012

Superman, Pi y la fantasía literaria

La novela fantástica en dos nuevos filmes.
En un post reciente recordamos las múltiples realidades de la ciencia-ficción y la capacidad de asombrarnos con las historias que ofrece. La literatura fantástica cumple un rol similar, pues es más rica y va más allá de los mundos mágicos de hechiceros, vampiros adolescentes y similares (los referentes más conocidos). 
Es claro que el cine continúa en busca de grandes producciones llenas de fantasía y épicas historias para calmar las ansias de un público cautivo. Ahora que la tecnología le permite recrear las más delirantes imágenes que antes solo podían existir en nuestra imaginación, la literatura fantástica es una de sus apuestas.

A propósito del estreno del primer trailer de Man on Steel (2013), compartimos también los adelantos de otras dos cintas que apelan a la fantasía y a un estilo visual que promete captar al espectador. Las historias también lucen prometedoras, aunque es muy pronto aún para confirmarlo. Por el momento disfrutemos de estos trailers.

Man Of Steel. Dirigida por Zack Snyder (300, Watchmen), esta nueva producción de Warner buscará suplir el espacio que hasta ahora ocupó la saga de Batman. El adelanto es demasiado corto para dar una opinión, aunque sin duda es efectista. ¿El fondo musical no pertenece al Señor de los Anillos? En todo caso cumple su objetivo.
Estreno: junio 2013.




Life of Pi. Basada en la novela de Yann Martel y dirigida por Ang Lee (El tigre y el dragón, Brokeback moutain) apunta a ser una aventura fantástica y con referentes exóticos. Como dato curioso la novela fue rechazada varias veces hasta su publicación en el año 2001, de allí en adelante fue un best-seller.
Estreno: noviembre 2012.



Cloud Atlas. Aquí está la mano de los hermanos Wachowski (V de Vendetta, Matrix) en colaboración con Tom Tykwer (Corre Lola corre).La cinta está basada en la exitosa novela del mismo nombre (publicada en el 2004) del británico David Mitchell. Al ver el tráiler se nos vienen a la mente varios títulos del anime japonés y por alguna razón recordamos Papurika (2006) de Satoshi Kon (una lástima que estas cintas no sean más conocidas en nuestro medio). En todo caso, los Wachowski apuntan alto y si al final la cinta no es lo esperado, sin duda el tráiler les salió muy bonito y sugerente.
Estreno: octubre 2012.




viernes, 27 de julio de 2012

El mejor Batman y el adiós de Nolan

La trilogía finaliza con Batman al límite de sus fuerzas.
Espectacular. Así podemos definir The Dark Knight Rises (2012), el término de una saga que tuvo como más alto exponente The Dark Knight (2008), aquella segunda parte delirante que es la clave para que Christopher Nolan finalice  con acierto el mejor Batman que hayamos visto, muy por encima y de lejos del que alguna vez hizo Tim Burton (con el que algunos se atrevían a compararlo).

The Dark Knight Rises debe verse sin duda alguna, para todos aquellos que iniciaron esta aventura con Batman Begins (2005) y que merecen reencontrarse una vez más con el mejor héroe, el más humanizado y a la vez el más cercano al ideal heroico en el mejor sentido no ya de los comics, sino de ese tipo de cine que permite soñar como cuando se era niño. Si bien apela a una serie de referencias modernas, el final luce el estilo de las mejores cintas en que el héroe se pierde tras el horizonte.

Y la celebramos y festejamos, aun siendo muy conscientes de sus puntos débiles y de que Nolan pudo asegurarse tal vez con una propuesta más uniforme y arriesgar menos. Pero es justo esa ambición la que define esta tercera parte como única y lo que le permite destacar por sus propios méritos, tal como lo hacen Batman Begins y The Dark Knight.


Nolan se despide bien de la saga que inició en el 2005.
¿Qué podemos contar sin echar a perder una historia que es mejor descubrir? Que se sostiene a partir del excelente final de la segunda parte y que cierra todos los elementos de esta trilogía. Que el inicio corta el aliento y que el primer tercio es lo mejor por la composición de la historia, por la presentación de los personajes, por los recursos que emplea Nolan para situarnos en un despliegue colosal del que no nos dejará escapar hasta los créditos finales. Para quienes deseen conocer detalles del argumento y los personajes, pueden hallarlos en un post anterior (The Dark Knight Rises: el gran final que esperamos).

La confrontación y el sacrificio del héroe..
Es, además, el mejor Batman (Christian Bale) visto hasta el momento como personaje. Porque la cinta es sobre el dilema del héroe y del orden, de la justicia y el equilibrio, del sacrificio y la valentía anónima, de la esperanza frente al caos y el terror. Y a pesar de los dilemas modernos que Nolan plantea con atrevimiento en imágenes y en certeras frases, lo mejor es que no se marea con todo ello y no olvida que, al igual que los ilusionistas de El gran truco (The Prestige, 2006), se debe al espectador y a la magia que surge cuando las luces se apagan. Nolan sabe que se trata de cine, de entretenimiento y que es aquello su razón de ser. Y en una época en que algunos buscan erróneamente hallar en la cinematografía la culpa de las locuras del mundo real, se lo agradecemos.

Lo que sigue es una serie de apuntes que deseamos compartir, pero sin contar el argumento en lo posible. Eso sí, la cinta es larga y no tiene el ritmo trepidante de la segunda parte (aquella con el Joker), por lo que sugerimos buscar un buen lugar en la sala de cine, porque merece verse en pantalla grande a fin de no perder detalle alguno. 

jueves, 26 de julio de 2012

Valiente, una historia convencional

Valiente es una historia más bien simple y convencional.  
Valiente (Brave, 2012) es la más reciente entrega de la dupla Walt Disney-Pixar que tan buenos resultados dio en cintas como Toy Story (1995, 1999, 2010), Finding Nemo (2003), Ratatouille (2007) y Up (2009). ¿Qué podemos decir? Que frente a lo que muchos hubiesen podido imaginar se trata de una de las historias más convencionales que haya entregado Pixar. ¿Y por qué no mencionamos a Disney? Porque Valiente se ajusta en todo sentido a las clásicas historias de Disney, y aunque el resultado ha sido bien recibido por la mayoría del público y la crítica, no deja de ser menos de lo esperado.


Buenos gráficos y ambientación. Faltó un mejor argumento.
Sin duda lo mejor es el nivel de los gráficos y la ambientación, la recreación de los parajes y la capacidad de cautivar con el nivel estético de los mismos. Vale la pena señalar que la película tardó cuatro años en ser culminada para tener una idea del mérito tecnológico y la labor cuidadosa que hay detrás de una cinta de animación como esta. 

La historia no empieza mal y desde un inicio es clara la premisa: la joven protagonista, la princesa Merida (Kelly Macdonald), desea poder elegir su destino frente a lo que la tradición le exige, una tradición que está representada por su madre, la reina Elinor (Emma Thompson)

Hasta allí todo bien, aparece el resto de personajes, algo esquemáticos por cierto, como el simpático pero bastante plano rey Fergus (Billy Connolly). La trama se hace un poco lenta hasta que se da la previsible discusión entre Merida y la reina. Pero cuando pensamos que se iniciaría una gran historia, todo se deriva en una acción más bien caprichosa de Merida, en un relato ya antes contado y en una serie de momentos –algunos graciosos, otros tiernos– ya vistos en otras películas de Disney. Y ello a pesar de contar con todos los elementos para ofrecer una propuesta más ambiciosa.


Abundan los personajes y las posibilidades, pero no se llegan a aprovechar. 

Así nos vemos con un encantamiento inesperado, algunos momentos de acción y la habilidad para hacer que personajes secundarios (como los tres hermanos pequeños de Merida) aporten situaciones divertidas. Valiente (Brave) prometía aventura y un relato en que el arrojo y el valor tomaban la forma de una adolescente (lo que aportaba cierta originalidad); pero ninguna de estas ideas se trasladan a la historia. La acción está allí, pero como parte de las circunstancias y Merida, antes que una heroína, es una adolescente que debe resolver un embrollo generado por sus propias acciones.

Madre e hija. El centro de la historia.
Incluso la supuesta idea central (cada quien puede elegir su destino) hace las veces de epílogo, de enseñanza o moraleja que se declara al final, pero que no se percibe en una trama sin mayor vuelo. Y es que en realidad el filme gira en torno a Merida y la reina Elinor, la relación madre-hija y la forma en cómo ambas logran comprender su rol y entender el porqué de sus acciones.
Así que estamos ante una historia más bien familiar, entretenida en partes y simple. En todo caso, es una cinta para los más pequeños que disfrutan con los momentos graciosos, las ocurrencias de los tres hermanos y la acción. 

Publicidad y filme. Pesó lo primero.

Hay un hecho innegable: las imágenes promocionales de Valiente (en afiches y el trailer) apelaban a la aventura, a imaginar una heroína en una gran historia. Y parte de la distancia entre la expectativa generada y lo que la cinta en realidad ofrece y nos deja se debe a ello. Está bien querer vender, pero hay cierta ligereza entre lo que se pretendió anunciar y lo que fue; como también en la forma de entender lo que puede ser un personaje heroico o valiente. Recordamos cintas como Nausicaä del Valle del Viento (1984), El castillo ambulante (2004) y El viaje de Chihiro (2001), las tres de Hayao Miyazaki. Todas ellas grandes o bellas historias en donde la protagonista central hace del heroísmo una forma de ser antes que un cúmulo de escenas de acción. La valentía está en el corazón de todos esos personajes y no en habilidades guerreras de las que en realidad carecen. 

Lo que sí recomendamos con entusiasmo es el corto que se proyecta antes de la película. La Luna (2011) de Enrico Casaros es un relato sencillo pero bello, imaginativo y diríamos que hasta clásico, en el mejor estilo de los cuentos para niños. A los más pequeños los hará sonreír y soñar, y a los adultos de seguro emocionará. Fue nominado al Oscar como mejor corto animado en el 2012. 

Hay varios apuntes que se nos quedan acerca de Valiente, pero en ellos tocamos partes de la historia. Así que como en una anterior ocasión, lo que sigue es con una sana advertencia (al estilo Disney por supuesto).

miércoles, 25 de julio de 2012

Las múltiples realidades de la ciencia-ficción

La ciencia-ficción vincula el futuro con realidades alternas.
La literatura de ciencia-ficción es considerada un género menor dentro de la narrativa literaria. Relacionada en ocasiones con el género fantástico –con el que puede compartir elementos comunes–, es cierto que está lejos de la trascendencia de los clásicos de la gran literatura. Sin embargo, yace en ella el placer de la creatividad tal vez en su forma más simple, pero también más inquietante.


Hay un placer especial en las grandes y pequeñas historias de la ciencia-ficción. Sin embargo, ha sido el cine, casi desde sus inicios, el encargado de convertir en parte de la cultura de masas elementos y paradigmas de la ciencia-ficción que tiene en sagas como Star Trek y Star Wars su más notable popularidad. En realidad, la literatura de ciencia-ficción ha brindado al séptimo arte incontables historias y aun los temas que pueden considerarse más actuales y revolucionarios pueden hallarse en novelas y cuentos del siglo XIX e inicios del XX. Ni siquiera las historias que alimentan al manga y el anime japonés escapan a dicha influencia.

Desde sus inicios, el cine ha tomado elementos de la ciencia-ficción.
El lado más conocido de la ciencia-ficción es aquel vinculado con el futuro, con la visión del hombre en un mundo y un universo siglos adelante. La ciencia-ficción del cine y de la cultura popular sueña con los viajes espaciales y el misterio de otras galaxias y seres. Allí la tecnología y los artificios futuristas son a veces esenciales en la trama, pero en otros casos son solo anexos, al punto de que dichas historias se pueden convertir en relatos literarios convencionales. Esto no desmerece dicha faceta, pero la ciencia-ficción tiene un alcance más vasto, enriquecedor y deslumbrante. Un lado que está contenido en la esencia de su naturaleza: la ciencia-ficción subvierte la realidad, la transforma, la fragmenta, la reta e incluso la niega; pero a la vez sin dejar nunca de confrontarla y tenerla como referencia.

A diferencia de la literatura fantástica que sobrevuela por mundos con sus propias reglas sin necesidad de recurrir al mundo real (aunque lo puede hacer), el mayor efecto de la ciencia-ficción se alcanza cuando lleva al lector a reflexionar sobre lo que acepta como verdadero e inamovible, y de manera sugerente lo invita a atisbar el infinito universo de otras posibilidades. Es entonces cuando el atractivo de la ciencia-ficción alcanza su más noble y bella función: liberar nuestras mentes e invitarlas a romper sus esquemas más profundos.

Ilustración alemana de 1916 que describe las máquinas de batalla del futuro.

martes, 24 de julio de 2012

Peter David en la feria del libro


La 17 Feria Internacional del Libro de Lima tuvo una sorpresa para todos los aficionados al cómic, la presencia del guionista estadounidense Peter David.


Y ¿quién es Peter David? se preguntarán muchos, pues se trata de un renombrado guionista que actualmente trabaja con la Marvel Comics, ha sido el responsable de algunos de los títulos más logrados en los últimos años tales como The Incredible Hulk y X-Factor.


Uno de sus trabajos más recordados fue su permanencia de 12 años (1987 - 1998) al frente del titulo The Incredible Hulk. Durante este largo tiempo, David redefinió al personaje desarrollando una suerte de personalidades múltiples como consecuencia de la compleja mente de Bruce Banner. De esta manera nacieron Joe Fixit (el Hulk Gris), el Maestro (un Hulk del futuro), el Profesor (un Hulk inteligente). Al final de su etapa, Betty Ross, que para entonces era esposa de Bruce Banner, muere, en un inicio la responsabilidad recae en Hulk pero luego se acomoda la historia para que el verdadero responsable sea Abomination, esto último fue modificado luego de la partida de Peter David del titulo.


Otros trabajos son la serie X-Factor original (volumen 1), la serie Friendly Neighborhood Spider-Man donde, junto a J. Michael Straczynski desarrolla la saga The Other, la miniserie  Heroes Reborn: The Return y las adaptaciones para cómic del titulo The Dark Tower de Stephen King. Para DC Comics ha trabajado en miniseries como  The Atlantis Chronicles,  Aquaman: Time and Tide, las series Aquaman, Super Girl y Young Justice. También ha realizado trabajos para las editoriales Dark Horse e IDW Publishing.


Desde el 2006 David trabaja en exclusiva para Marvel Comics siendo responsable del excelente titulo X-Factor (Volumen 3) desde el 2005.


Ha escrito algunas novelas siendo muy conocido por las que escribió para la franquicia Star Trek.


La obra de Peter David se identifica claramente por el extraordinario desarrollo de sus personajes, los héroes muestran su lado más humano y vulnerable en sus historias. El humor siempre está presente logrando pasajes memorables en muchos de sus titulos.


Pueden encontrar más detalles de su vida y trabajo aquí.


La presencia de Peter David no pasaría desapercibida en nuestro país, donde el cómic está entrando con cada vez más fuerza. Es así que se programaron dos eventos con la presencia de Peter David, uno el viernes 19 de julio y otro el domingo 22.

La feria del libro y el placer de leer

¿Cómo nace el placer de la lectura? ¿Qué nos seduce de tomar un libro y dejarnos llevar por el fantástico embrujo de las palabras? Antes de los símbolos fueron los sonidos; antes que lo escrito fue lo hablado. Cuando el hombre aún no descubría como encadenar sus inquietudes más profundas en la superficie de una corteza, cantó sus grandes epopeyas, narró sus oscuros orígenes, recitó los nombres de los dioses y héroes de quienes descendía. Trasmitió sus conocimientos, sus valores y sus credos con el ejemplo, en actos rituales, en danzas y dramas operísticos. Sus fantasías, sus temores, sus certezas se perennizaron en el tiempo. Cuando leemos somos parte de esa lejana y persistente necesidad de sobrevivencia, pues leemos para formarnos, para instruirnos, para enterarnos; leemos por necesidad, por obligación, por placer.

La lectura es un acto tan práctico e inmediato como profundo y liberalizador. Depende de las circunstancias y del momento; pero también de nosotros mismos regalarnos la más agradable de las facetas de leer: aquella que se remonta a los cantos épicos, a las danzas tribales, a los ritos de iniciación. A los actos liberalizadores en que palpitan nuestras milenarias ansias por ascender, por alcanzar el infinito, por hallar lo más noble que duerme en el ser humano.

De niño leí todo lo que tuve a la mano. Soñé los sueños creados por otros, los mundos vividos por otros; amé el ideal del amor; descubrí el valor y el sacrificio; la traición y la venganza; lloré lo que aún no entendía y me descubrí cabalgando en la felicidad plena de incontables historias maravillosas. Pero también descubrí el encanto de la historia universal, de la estética, de la filosofía y del arte. Aprendí a disfrutar la magia de la lectura en la mirada cautiva de los otros: cuando tomaban un libro y lo contemplaban ensimismados con la promesa de lo que esperaban hallar en su interior. 


Las materias y los intereses pueden variar y ser muy diferentes, pero el placer es el mismo cuando muy lejos de todo y, atrapados por la magia de la palabra escrita, somos por completo libres y felices.

17 Feria del libro de Lima
Parque de los Próceres de Jesús María
De 1:00 p.m. a 9:30 p.m.
Hasta el 1 de agosto.









lunes, 23 de julio de 2012

The Amazing Spiderman - La película

Cuando supimos que la Sony había decidido reiniciar la franquicia cinematográfica de Spiderman tras el fracaso de Spiderman 3, la última película de Sam Raimi como director, pensamos en primer lugar que era demasiado pronto y en segundo lugar que igual tendría éxito.


Luego supimos que Andrew Gardfield, un desconocido en aquel entonces, sería Peter Parker. No sabíamos qué pensar pero preferimos quedarnos con las palabras de Marc Webb, director de esta cinta, quien presagiaba que "les va a encantar Andrew Gardfield como Peter Parker".


Pues bien, no se equivocó.


Andrew Gardfield se hace muy creible como el Peter Parker adolescente al que interpreta, en pocos minutos logra mostrarnos la personalidad del personaje, un típico adolescente de secundaria (o preparatoria en este caso), al que un accidente le proporciona poderes que poco a poco va entendiendo y aprendiendo a usar. A lo largo de la película podemos ver a un muchacho tímido frente a Gwen (la chica que le gusta), seguro frente a Curt Connors (el profesor al que intenta mostrarle lo inteligente que es), impetuoso frente al Capitán Stacy (al que quiere mostrarle lo equivocado que está). Como Spiderman, es refrescante verlo despojado de la falsa musculatura pero con una gran agilidad aunque torpe aún cuando se desliza por la ciudad, pero lo mejor es cuando Spiderman se muestra burlón y bromista mientras lucha, característica propia de los cómics que no se ve reflejada en su totalidad en ninguna de las anteriores presentaciones del héroe (ni en las películas ni en las versiones animadas de años anteriores).


La película muestra rápidamente el inicio del personaje para después centrarse en la trama principal. Tiene una escena después de créditos que pretende ser introductoria a la siguiente película. Más allá de lo buena o mala que pueda resultar, se trata de una película muy disfrutable, con una aceptable entrega en 3D que no marea sino que contribuye a disfrutar aún más la película.


A continuación pasaremos a comentar con detalle la película. Si no la han visto aún, solo les podemos decir que vale la pena verla y que no sigan con la lectura porque pasaremos a comentar algunos pasajes de la misma que arruinarían la trama a los que aún no la ven.

viernes, 20 de julio de 2012

La fantasía y el mago de Oz

El Mago de Oz regresa en un filme a cargo de San Raimi.
La trilogía de The Lord of The Rings de Peter Jackson tuvo muchos méritos y consecuencias. De entre lo segundo, es clara su influencia para revivir el género épico, las películas de fantasía y toda clase de filme que prometa grandes batallas de estilo medieval, ya sea entre humanos o seres imaginarios.

El resultado ha sido un sinnúmero de películas en el afán de los grandes estudios por replicar el éxito de Jackson, y en el caso de las cintas de fantasía, una serie de lugares y argumentos comunes, por más efectos especiales y dinero que se tengan a la mano. Allí están por ejemplo la repetida fórmula en The Chronicles of Narnia (2005, 2008 y 2010), las intrascendentes Eragon (2006), The Golden Compass (2007), Stardust (2007), Alice in Wonderland (2010) y tantas más. Tal vez solo la saga de Harry Potter sale bien parada a pesar de sus altibajos porque supo tomarse en serio. El Laberinto del Fauno (2006) y todo el imaginario creado por Guillermo del Toro es tema aparte y un mérito más bien personal.

James Franco interpreta a Oscar Diggs, el personaje central.
Pues bien, ahora le toca el turno a la novela de L. Frank Baum: The Wonderful Wizard of Oz. Quienes piensen en el Mago de OZ seguro recordarán la bella película de 1939 protagonizada por Judy Garland. Pero lo cierto es que la novela data de 1900 y desde entonces ha sido motivo de varias cintas y obras teatrales desde sus inicios. Baum adaptó la historia en 1902 para un musical en Broadway y el éxito lo llevó a escribir trece libros más. 

En el caso de la gran pantalla, hay varios títulos, desde las versiones más convencionales hasta continuaciones, interpretaciones modernas y  oscuras de la historia original. Los resultados son de lo más variopinto como el musical The Wiz (1978) con Diana Ross y Michael Jackson; la caricatura The Wonderful Wizard of Oz (1987); la extraña miniserie de tres capítulos Tin Man (2007) con Zooey Deschanel como una versión de Dorothy; la película para televisión The Witches of Oz (2011) y más, entre ellas una versión animada: Dorothy of Oz que también se estrenará el 2013.  

jueves, 19 de julio de 2012

Justice League: aún entre sombras

Sin rostros, sin fecha y con una guion aún en desarrollo.
Se acerca The Dark Knight Rises (2012) y se lanzan nuevas imágenes de Man of Steel (2013). El Comic-Con de este año ha dejado una larga lista de anuncios y adelantos de películas relacionadas con el cómic, la fantasía y los videojuegos. Nuestro buen amigo Blue Citizen se concentrará en la mayoría de estas novedades, por lo que nos detendremos en el recurrente tema de la Liga de la Justicia (Justice League of America). Los fans lo piden y sin duda Warner y DC Comics deben estar haciendo sumas y restas, mientras que se rompen la cabeza para saber cómo salir bien parados de tamaño reto. Sobre los primeros anuncios escribimos en un post anterior que Will Beall, uno de los guionistas más valorados de Warner, se encargaría de escribir el argumento de la futura película.
¿Y en qué van ahora? Pues hay algo de desconcierto tras el anuncio de Christopher Nolan de que no participará en el reboot de Batman ni en la futura película de Liga de la Justicia. Muchos apostaban por que fuese parte del proyecto, sobre todo al supervisar Man of Steel y apoyar la labor del director Zack Snyder, el mismo de 300 (2006) y Watchmen (2009). Por el momento lo rescatable es que Mark Millar (el creador de sagas como Ultimate X-Men y The Ultimates, así como de Kick Ass) ha señalado que Will Beall se trae entre manos una gran historia, sólida, ambiciosa y más oscura de lo esperado. El tema es que al irreverente Millar hay que tomarlo con pinzas.
Mark Millar ha insinuado que el proyecto empieza bien. ¿Le creemos?


miércoles, 18 de julio de 2012

The Dark Knight Rises: el gran final que esperamos

En dos posts recientes recordamos las virtudes de Christopher Nolan como director y también reflexionamos sobre el género del cine de superhéroes. Pues bien, The Dark Knight Rises (2012) llega a nuestras salas el 26 de julio, el esperado final de una saga que dio inicio en Batman Begins (2005) y que tuvo en The Dark Knight (2008) una trepidante segunda parte. 

¿Qué podemos adelantar? Que se trata, según las primeras críticas realizadas antes del estreno oficial, de una tercera entrega que no decepcionará. Hay quienes señalan que en esencia está más cerca de Batman Begins que de The Dark Knight. Hasta el momento, la mayoría de comentarios son favorables; aunque otros no quedaron satisfechos. Lo cierto es que será una película que dará que hablar de todas formas.

Quienes la aplauden (los más) señalan que es el final perfecto para una historia que inició en Batman Begins, película de la que toma varios elementos para cerrar el círculo. Nolan, junto a su hermano Jonathan y David S. Goyer, ha delineado una historia de carácter épico y ambiciosa por el arriesgado número de personajes que tienen funciones claves, por la metáfora de un mundo llevado al extremo del caos (algunos críticos quieren ver en ello referencias a la crisis económica norteamericana y la violencia que han vivido), por la forma en que se lleva al personaje de Bruce Wayne (Christian Bale) a un nivel dramático que apenas es un atisbo en The Dark Knight y por la reflexión que se hace del ideal heroico en donde el sacrificio se convierte en la respuesta última de esta trilogía.

La confrontación del héroe y el sacrificio como redención. 
Quienes no la celebran (los menos) hallan que la suma de todos estos elementos no logra cuajar del todo, que el manejo y la interpretación de los personajes es correcto, pero que estos se pierden y subordinan ante el deseo de contar demasiado. Algunos lamentan que el primer tercio del filme se centre en la composición dramática de la historia, en diálogos y en flashbacks; un detalle que a su vez es apreciado por la mayor parte de los críticos. También hay quienes reclaman que los minutos finales se excedan en un ansia por lo grandioso y en una serie de secuencias de acción. Elementos que para otros son el clímax de lo que catalogan como una gran historia.

El caos personificado en la cruel frialdad de Bane.
Al parecer es cierto que Nolan toma riesgos: luego de un inicio que promete cortar el aliento se centra en el desarrollo de los personajes por varios minutos. La historia es la siguiente: han pasado ocho años desde que Bruce Wayne se inculpó de los crímenes cometidos por Harvey Dent-Two Face (Aaron Eckhart) y desde entonces se ha recluido en su mansión sin volver a usar el antifaz de Batman. Ha logrado que reine la paz, pero a un precio muy alto: carga con la culpa y el dolor de la pérdida de Rachel, está físicamente disminuido y es considerado un criminal. Es en estas circunstancias que hará su aparición Bane (Tom Hardy) con un solo fin: la destrucción total de Gotham City. A Wayne no le quedará otra opción que volver a usar el traje del Caballero de la Noche. A decir de los críticos, Christian Bale compone el mejor Batman de toda la saga.

Lucius y Alfred . Mentores, soporte y guías de Bruce Wayne.
Michael Caine (Alfred) y Morgan Freeman (Lucius Fox) regresan para regalarnos las sólidas interpretaciones de las dos entregas previas. A su vez, Jim Gordon (Gary Oldman) compone la otra cara de la misma moneda: si Wayne sufre oculto tras una máscara; Gordon lleva una carga similar pero sin disfraz tras el que pueda ocultarse. Anne Hathaway da vida a una fría pero a la vez realista Selina Kyle (el sobrenombre Catwoman no se menciona en la película, pero algunos críticos la señalan como la mejor de todas). Joseph Gordon-Levitt es el novato John Blake que recuerda los sucesos acaecidos en The Dark Knight y que ahora, como oficial de la ley, trata de entender qué sucedió con Batman. Matthew Modine cumple un interesante rol como el oficial Foley: es la mirada externa, el asombrado testigo de esta sobrecogedora trama. Marion Cotillard (Miranda Tate) aparenta ser el nuevo elemento romántico y la esperanza de un futuro menos incierto para Wayne, aunque hay más detrás de todo ello. Bane, finalmente, es el detonante, violento, cruel e inhumano que dará inicio a un final totalizador.
Gordon, Blake y Foley. Testigos y partícipes de un trepidante final.
Hay un hecho que siempre lamentaremos: la ausencia del Joker, un personaje que sin duda hubiese sido extraordinario en esta tercera película. Heath Ledger compuso un personaje delirante, tan desenfrenado como cautivador (se sabe que en The Dark Knight Rises no se hace mención al Joker por respeto al desaparecido actor).


Miradas que engañan. El rol de ambas será determinante en la historia.
Hay quienes relacionan The Prestige (2006), otra película de Christopher Nolan, con The Dark Knight Rises por el carácter trágico y obsesivo de los protagonistas centrales: los magos Robert Angier (Hugh Jackman) y Alfred Borden (Christian Bale). Lo cierto es que The Prestige entusiasma por la historia que pretende narrar, aunque es algo fría y esquemática (curiosamente en ambos extremos se ubican las críticas a favor y en contra de esta tercera entrega). En todo caso, Nolan tiene el gran mérito de haber impuesto su estilo en esta gran saga de Batman. Sin alejarse de las ventajas del cine de los grandes estudios (con un alto presupuesto, abundancia en efectos especiales y un formato de alta resolución) nos ha regalado cintas entretenidas, con momentos de buen cine, gusto narrativo e historias ambiciosas y más elaboradas frente al común del género de superhéroes y del circuito comercial en general.


Aun si fallase, Christopher Nolan nos pondrá sin duda ante una gran historia, tal vez imperfecta, tal vez excesiva, pero como en The Prestige o Inception (2010), será una historia que hará volar nuestra imaginación.


martes, 17 de julio de 2012

Conociendo a Spiderman - Parte 3 - Las películas

Para cerrar nuestro especial dedicado a Spiderman repasaremos brevemente las películas que tuvieron a este héroe como protagonista.


Pueden revisar en este mismo blog la parte 1 (sobre el cómic original) y la parte 2 (sobre el Ultimate Spiderman).


Pueden encontrar una versión un poco más extendida de la parte 1 en nuestro blog de cómics.


Contrariamente a lo que muchos podrían pensar, la película del 2002 dirigida por Sam Raimi, no fue la primera que tuvo a Spiderman como protagonista.


Spider-Man (1977)
El fotografo Peter Parker es mordido por una araña radiactiva convirtiéndose en el héroe Spiderman. En su primera misión debe enfrentar a un hipnotizador que hace que sus victimas, personas comunes, realicen robos y otros crímenes.
Bajo la dirección de E.W. Swackhamer actúan Nicholas Hammond como Peter Parker y David White como J. Jonah Jameson.
Esta película es en realidad el piloto de una serie de acción real para televisión.
La película no guarda relación con el cómic salvo por la presencia de algunos personajes del mismo.
A pesar de que el traje de Spiderman es bastante limitado (algunos opinan que parece una pijama) y que los movimientos del héroe durante las escenas de acción son realmente forzados y hasta ridículos, no es eso lo peor de esta cinta. Lo realmente malo es el "efecto" de los lanzarredes que no son más que cartuchos colocados en los brazos de Spiderman que lanzan sogas blancas que a duras penas se enroscan en astas de banderas, de esta manera es imposible ver a Spiderman columpiándose por New York con estilo y agilidad.
Esta película tuvo dos secuelas para la televisión que no son más que capítulos de la serie que han sido juntados a manera de telefilmes.
Ninguna de estas películas es recomendable.
En youtube pueden encontrar completa la primer película (no colocamos el enlace por respeto a los fanáticos del personaje, incluyéndonos, aunque estamos casi seguros que Fatman sí lo hará en algún momento).



miércoles, 11 de julio de 2012

Conociendo a Spiderman - Parte 2 - Ultimate

Continuando con nuestro especial dedicado a Spiderman con motivo del estreno de su nueva película, veremos ahora una versión alternativa de este héroe. Si no lo han hecho pueden revisar la primera entrega aquí.


Uno de los principales problemas que se presentan en los cómics con varios años de publicación es que las nuevas generaciones no están muy dispuestas a leer los 20 o 40 años de historia de cada personaje para llegar a conocerlo a fondo. Ante esto, las editoriales usan algunos recursos en sus publicaciones.


DC Comics cada cierto tiempo aplica lo que se llama un reboot de su universo, es decir vuelve todo o parte de su universo a cero desechando o modificando años de historias ya contadas. El último reboot sucedió en el 2011 y actualmente tenemos que el origen de Superman por ejemplo es diferente al que conocíamos, sucede lo mismo con otros personajes. Marvel Comics, aplica una estrategia distinta lanzando mini series que vuelven a contar la historia del inicio del personaje (con mayor o menor detalle), o alguno de los personajes recuerda sus inicios y las principales historias que se han sucedido.


En el año 2000, con la finalidad de captar nuevos seguidores para sus personajes clásicos, la Marvel decidió crear un universo paralelo donde se contaran las historias de sus personajes más importantes desde el inicio y sin alterar la continuidad que se venía dando en sus títulos principales. Así nace la línea Ultimate siendo Ultimate Spiderman la primera de las series que fueron publicadas.


El Spiderman definitivo
En esta serie se vuelve a contar la historia desde su inicio, es decir desde que Peter Parker se convierte en Spiderman. Las principales sagas y los principales enemigos son adaptados a esta nueva versión, logrando argumentos muy sólidos en casi toda la serie, también se logran mejorar mucho algunas sagas que en la continuidad normal no tuvieron mucho éxito (como la saga del clon).


La serie Ultimate Spiderman es la más exitosa de la línea Ultimate, la cual tuvo un bajón en sus ventas que obligó a los editores a replantear la línea entera, eliminando algunas series (Ultimate X-Men y Ultimate Fantastic Four fueron canceladas) luego del evento Ultimatum.


Pero si bien las demás series tenían problemas, Ultimate Spiderman se mantuvo con la misma calidad en sus guiones, todo gracias a haber mantenido desde el número 1 y hasta la actualidad al mismo autor, Brian Michael Bendis.

viernes, 6 de julio de 2012

El extravagante y genial cine B

Ed Wood y Bela Lugosi o el delirio del Cine B.
En el cine existe una categoría que siempre me parecerá genial: las películas Clase B (o Serie B). El término se relaciona con Hollywood y nació para incentivar el negocio de las cadenas de cine tras la gran depresión (cuando estas pertenecían a los grandes estudios cinematográficos): la idea fue ofrecer un mayor número de cintas y asegurar la presencia de público con la proyección de una película de nivel estándar o de gran presupuesto, y luego una segunda función con una de costo mucho menor. 

Sin actores conocidos, directores noveles y con poco dinero, si algo tuvieron a favor muchas de estas películas de Serie B es la relativa libertad creativa que pudieron alcanzar, al punto de que varias de ellas hoy son clásicos del cine o permitieron el salto al estrellato de artistas, directores y guionistas. Las recordadas seriales de vaqueros y superhéroes de los cincuenta también integraron este tipo de filmes.

Terror y ciencia ficción con elementos similares.
Si bien el cine de Serie B no implica necesariamente malas películas (hay títulos muy buenos), lo cierto es que a lo largo de los años fue adquiriendo fama de extravagante y ridículo. Y es que parte del efecto que genera ver estas películas se debe al resultado de su corto presupuesto: actuaciones y diálogos elementales, historias y guiones absurdos, escenografías y escenarios rudimentarios. Un aspecto que tal vez en su momento era asimilado por los espectadores de entonces, más interesados en disfrutar de la historia en sí. Pero las siguientes generaciones hicieron de estos aspectos un atractivo esencial. Hoy en día, es una recreación y un placer esta mixtura entre lo que narra la película y todos estos elementos anexos, pues le otorgan al fenómeno de su visualización un significado muy diferente a su intención original.

El par de siempre: sensualidad y horror.
Aunque ver una película es una actividad natural de la vida moderna, lo cierto es que la mayoría de las veces no somos conscientes de todos los elementos que integran un filme, o en todo caso los integramos durante el proceso de su proyección. Pero en el caso de las películas de Serie B, la mayoría de espectadores modernos son conscientes de estos elementos, ya sea porque buscan disfrutar de este género justo por dichas características (bajo presupuesto, malos efectos, actuaciones extravagantes) o porque estas son tan obvias que saltan a la vista.

Dado el objetivo de alcanzar a un público masivo, la mayoría de este tipo de películas recaló en una serie de géneros específicos que seguían una estructura narrativa muy similar, pues la idea fue siempre reducir los costos. De allí que abunden las cintas de terror, de fantasía y de ciencia ficción que con el paso del tiempo son motivo de culto (las películas de zombis son típicas de este caso). Es más, surgió un subgénero: el cine Clase Z, cintas de mucho menor presupuesto que pueden rayar en el mal gusto o el total absurdo.

La ciencia ficción de bajo costo.
Las películas de Clase B desaparecieron como tales con la consolidación de la televisión y el cierre de los estudios para este tipo de cintas (que eran financiados por las grandes productoras). Pero su legado continuó y dicho término se usó para identificar a la gran cantidad de filmes de bajo presupuesto que hasta el día de hoy se realizan. En algunos casos, se trata de películas de terror y de acción que abundaron en los setenta y que han sido motivo de más de un homenaje como Death Proof (2007) de Quentin Tarantino; o Planet Terror (2007) y la hilarante Machete (2010) de Robert Rodríguez.

La ciencia ficción de finales de los setenta e inicios de los ochenta abunda en títulos extravagantes en que aparecen los protagonistas y las historias más rocambolescas. Es un deleite ver las portadas de estos filmes por lo sugerente de sus ilustraciones y porque todas repetían el mismo formato. Incluso, el afiche original de Star Wars (1977) tiene elementos de los usados en las películas de Serie B.