lunes, 1 de julio de 2013

Man of Steel (2013): ¿el mejor Superman?

Man of Steel es un gran trabajo visual que logra contarnos una buena historia. 

Hace poco recogimos una serie de críticas en contra de Man of Steel (2013), un poco con el ánimo de conocer por qué eran tan radicales las opiniones sobre esta cinta (Man of steel: a favor y en contra). Pues bien, luego de mostrar nuestros reparos al uso excesivo de los efectos especiales que se da hoy en día por encima de la trama, y coincidir con un comentario sobre la falta de buenas historias en los blockbusters hollywoodenses, podemos compartir algunas ideas.

1. En nuestra humilde opinión, Man of Steel es una de las mejores cintas, no sabemos si de superhéroes, pero sí de entre las películas que toman como base un personaje de cómic para regalarnos una historia visualmente espectacular. En su estilo, está en el nivel del Batman de Christopher Nolan, por la forma como reinventa un personaje tan conocido por todos.

2. Dicen que no tiene alma ni vida. Todo lo contrario. No hay personaje más conocido, más lleno de supuestos, más restringido en sus posibilidades, más limitado para recrearse en una historia nueva y fresca, que Superman. Y sin embargo, la dupla Christopher Nolan y David S. Goyer han logrado contarnos una épica de poco más de dos horas y media muy bien armada.

3. Dicen que los flashback confunden; pero a nuestro gusto ha sido una forma muy inteligente de contarnos la vida de Clark Kent desde su niñez, sus conflictos y su humanidad a través de sus recuerdos y la interacción con sus padres adoptivos Jonathan Kent (Kevin Costner) y Diane Lane (Martha Kent). Son escenas precisas, emotivas y colocadas con acierto. Gracias a ello la historia central no pierde ritmo y avanza de forma paralela.

Russell Crowe da vida a un sólido y creíble Jor-El.
4. Dicen que la recreación visual de Krypton y la historia previa con Jor-El (Russell Crowe) parecen de ciencia-ficción. En lo personal, nos parece un inicio genial. Si un mérito tiene Zack Snyder (300, Watchmen, Sucker Punch) a pesar de todo lo que se le puede criticar, es ser uno de los pocos directores norteamericanos que no teme componer imágenes fantásticas a riesgo de ser llamado artificial y preciosista.  Zack Snyder plasma todo aquello que hemos visto en el anime, los videojuegos, el arte visual de la literatura fantástica y de ciencia-ficción, y en los cómics. Nos regala toda aquella explosión imaginativa que muchos hemos esperado del cine desde que los efectos especiales llegaron al nivel actual y se empezaron a buscar historias épicas en la literatura fantástica y el cómic.

5. Señalan que el resto de personajes es accesorio. Diablos ¿Estamos ante una película de superhéroes o ante un drama de Ingmar Bergman? Es una cinta de acción, un blockbuster, y a partir de allí debería ser analizada. A nuestro gusto, todos los personajes cumplen su parte. ¿Que son algo esquemáticos? Tal vez, pero estamos ante una cinta de acción en que los personajes están al servicio de ella.  

6. El gran reto de Snyder, Nolan y Goyer ha sido contar la historia que han compuesto en una sola cinta y salir bien parados en el intento. Es lo que Nolan no pudo lograr con The Dark Knight Rises (2012) que por momentos se le fue de las manos con vacíos y cierto apresuramiento narrativo.

7. Se dice que Henry Cavill (Clark Kent / Kal-El) no es más que un modelo andante y que Michael Shannon (General Zod) se lleva toda la intensidad dramática. Pues ni lo uno ni lo otro. Son personajes que se complementan, y si Cavill no muestra más es porque está supeditado a lo que es: una cinta de superhéroes, ese tipo de película en que de niños anhelábamos ver el gran enfrentamiento entre el bien y el mal.

Zod: buen personaje que sirve de contraste para Clark Kent.
8. Se dice que la batalla final es excesivamente larga y que tiene elementos similares a Transformers: Dark of the Moon (2011) y The Avengers (2012). Veamos: si hay una gran batalla en una ciudad ¿Cuán más diferente se puede hacer? Es verdad que comparte un elemento narrativo similar (no lo contaremos para no echar a perder la cinta a quien todavía no la ha visto), pero es injusto compararla con las otras dos películas mencionadas. Por supuesto, se pudo elegir otro escenario o reducir el nivel de acción, pero es Superman. Para cintas contenidas en que no hay espectacularidad, con el perdón de los fans, tienen toda la saga de X-Men (incluso la 1 y 2 a cargo de Bryan Singer, pero que se salvan por otros méritos). Man of Steel es más espectacular que Iron Man, Thor y Capitán América juntos. 

9. Es cierto que el enfrentamiento entre Superman y Zod puede ser excesivo para algunos espectadores y que tal vez algunos de esos minutos pudieron centrarse en una pausa entre los personajes, un momento de reflexión, de introspección que complementaran los flashback y recuerdos de Clark Kent. Pero por otro lado, lo repetimos: es Superman, y desde nuestro punto de vista, es la mejor secuencia de acción de superhéroes que hayamos visto de lejos. Mucho mejor, para quien escribe, que la The Avengers y de cualquier otra cinta de superhéroes, en lo que respecta a su espectacularidad y realismo.

Los flashbacks son un acierto para narrar el lado humano del héroe. 

10. El problema de Man of Steel es que se le quiere comparar con la cinta de Richard Donner. Pues bien, el Superman de 1978 es una película entrañable y Superman II (1980) pudo ser aun mejor de lo que fue si hubiesen permitido a Donner terminarla como él quería. Pero son dos estilos totalmente diferentes. El Superman con Christopher Reeve pertenece a nuestra niñez; el Man of Steel de Snyder pertenece a la generación adolescente de los videojuegos, de la intensidad visual, de las grandes superproducciones y los efectos especiales. Y aun así, Man of Steel  es una cinta decente y hecha con gusto. Está a años luz de esa lamentable saga llamada Transformers.

11. Es tan realista en muchos aspectos que escuchar mencionar la ciudad de Metrópolis suena ridículo.  Y eso explica las críticas a su "excesiva" violencia al “asumir” que de todas formas muchos “civiles” “mueren”. Al buen Superman le faltó lamentar esas muertes en un breve diálogo, seguro; aun cuando en más de una escena se le ve salvando la vida de uno u otro personaje. Si Man of Steel hubiese tenido el estilo más ligero, bonachón e infantil de The Avengers, es posible que nadie hubiese reparado en el hecho de tanta destrucción. Si surge ese reclamo es sin duda por el realismo de la cinta. Y para nuestro gusto, nos quedamos con ese realismo.

12. Solo tenemos un reparo: el final nos hace temer (aunque es bueno y deja contentos a los espectadores) que Man of Steel se convierta en Superman (el del cómic). No, por favor, que siga siendo el Man of Steel de Snyder, Nolan y Goyer. Es más, que no hagan Justice League, que no pretendan juntarlo con el resto de superhéroes de DC.


La acción es espectacular. De lo mejor que hemos visto.

Man of Steel es una cinta que, es cierto, pudo cambiar acción por algunos minutos para que los personajes se desarrollaran un poco más y para dar un respiro visual a los (viejos) espectadores (de los jóvenes estamos seguros han quedado complacidos en su mayoría). Puede incluso agotar y para algunos verla una vez es más que suficiente (mientras que The Avengers es más ligera).  

Sin embargo, quien escribe está agradecido de esos largos minutos de enfrentamientos y luchas, pues finalmente ha podido ver espectaculares escenas como siempre soñó. Si no hubiese segunda parte, ni siquiera nos daría pena, es más, nos alegraría. Man of Steel  por sí sola es una gran épica del personaje del cómic. No necesita segunda ni tercera parte. Bien puede quedar allí. 




3 comentarios:

  1. Pésima defensa cerrada de una película que pudo ser la mejor pero... NO LO ES.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una buena pelicula te guste o no

      Eliminar
  2. Hola, no decimos que no pudo ser mejor. Es más, tiene muchos aspectos criticables que incluso mencionamos en varios puntos, pero si nos centramos en lo que es (una cinta de entretenimiento), basada en un personaje de un cómic, cumple su cometido mejor que otras.
    Es cierto, pudo tener 15 minutos menos de acción y centrarse más en los personajes, pero a cambio regala, a nuestro humilde parecer, el mejor uso que hemos visto en efectos especiales en cintas de superhéroes.
    En un post anterior colocamos todos los aspectos negativos señalados por diferentes críticos. Y están en lo cierto, pero puestos a decidir una vez que la vimos, preferimos quedarnos con lo bueno.
    Como siempre decimos, al final, lo que importa es lo que a cada uno nos deja una película. Nos parece más ambiciosa que Thor, menos esquemática que Capitán América o mejor que Iron Man 2 y 3. Y al final nos entretuvo y nos gustó más que las tres antes mencionadas. Es cuestión de gustos.
    Muchas gracias por opinar.

    ResponderEliminar