domingo, 19 de febrero de 2017

Dr. Strange o la clave del conjuro perfecto

 
Es cierto que una crítica de Dr. Strange a estas alturas podría considerarse algo desfasada. Pero es una buena excusa para analizar un formato que le ha traído éxitos a la dupla Disney-Marvel. La película de Dr. Strange está construida sobre una serie de clichés del género de superhéroes, pero es lo suficientemente ágil para entretener al espectador.  

El viaje astral del Dr. Strange recuerda el estilo visual del cómic.

Si nos centramos en las recientes películas que sirvieron como presentación  de un personaje de Marvel, Dr. Strange se ubica por debajo de Iroman (2008) y Capitán América (2011), se equipara a lo visto en Thor (2011) y está por encima de Ant-Man (2015). Y decimos que está por encima de Ant-Man solo por lucir más recursos de producción y una historia ligeramente más ambiciosa.
 
La película protagonizada por Benedict Cumberbatch (Dr. Strange) combina dosis de humor y acción con un conjunto de efectos especiales cuyo mayor atractivo es el viaje astral de Dr. Strange (un homenaje al estilo gráfico del cómic) durante su primer encuentro con El Anciano (Tilda Swinton).
 
Dr. Strange hace uso de los recursos de las series televisivas.
Disney-Marvel repite una vez más el estilo ligero que tan bien conocen directores como Joss Whedon (la saga de Avengers) y los hermanos Russo (la segunda y tercera entrega del Capitán América). Por eso el personaje de Dr. Strange parece al inicio combinar el desenfado presuntuoso del Tony Stark de Robert Downey Jr. con la acritud racional del Dr. House de Hugh Laurie.

Antes que los elementos habituales del género, es  el paso del doctor exitoso al aprendiz de brujo lo más interesante. La clave está en Benedict Cumberbatch que tiene el carisma y el talento suficientes para hacer simpático a su personaje, tal como lo hace con su versión de Sherlock Holmes (en una serie que ya va por su sétima temporada).

¿Y dónde está el famoso conjuro perfecto del título? Pues en la escena poscréditos entre Dr. Strange y Thor que sirve de enlace con Thor: Rangaranok (2017). Allí está la mayor fortaleza de Disney-Marvel: la capacidad para enlazar personajes e historias de su saga fílmica de superhéroes. Este detalle da un valor adicional a cintas de resultado irregular, pero que unidas y relacionadas entre sí generan la sensación de estar ante una historia mayor. Por supuesto, nos referimos a Avengers: Infinity War.
 
 

 


 

viernes, 17 de febrero de 2017

La la Land: La nostalgia del musical


La La Land es una historia menor, una historia conocida, pero decorada con una estilizada coreografía que apela al musical, al glamour y a los recursos de un cine de antaño.
 
Ese es su mayor mérito.
 
Su escena inicial (con la canción y el baile en mitad de un atolladero de autos) es tal vez la más floja y la premisa de los dos jóvenes artistas que buscan alcanzar sus sueños es solo un detalle anexo que se sostiene por el carisma de los dos protagonistas centrales. 
 
Hay una serie de recursos narrativos y visuales que son gratos porque son efectivos, al punto de que llegan a emocionar.
 
Es un ejercicio fílmico correcto que funciona en lo visual pero que no alcanza una connotación mayor porque la historia no se arriesga a profundizar en los personajes ni nos muestra ese mundo maravilloso que solo se vislumbra en las escenas coreografiadas.
 
Es seguro que un cinéfilo con un vasto conocimiento disfrutará de todas las referencias fílmicas y guiños que ofrece esta cinta.
 
En la cinta, Ryan Gosling y Emma Stone tienen carisma y frescura.
Y es seguro que la Academia celebrará este homenaje al cine glamoroso del Hollywood de los cincuenta con varios premios (aunque  la cinta también tome inspiración  en el cine europeo).

Por eso La La Land funciona muy bien cuando se disfraza de aquella época y se aleja del entorno cotidiano. Por eso hay algo de artificial en la mayor parte de la puesta de escena (la cinta en sí misma en una metáfora). Y por eso es siempre algo cotidiano (como el sonido de un celular) lo que quiebra los momentos de fantasía.
 
Es una cinta "simpática" con algunas escenas para el recuerdo y que le dejan a uno las ganas de volver a ver los clásicos musicales de un Hollywood que tenía antes más candor.